Corazón amargo


Ella, la que nadie sabe que existe dentro de mí,
tan amiga,
tan hermana,
es la que me dicta con el puño
de un corazón amargo.

No hablo de la mujer que conocí
cuando el mar era una ola
en el cuenco de la infancia,
ni de aquella en el momento de la herida.

Es otra la que me mira pasar
en la noche de los destellos,
esperando a que me acerque,
mientras la música
es un relámpago indisoluble.

De Cuando el cielo se derrumbe (El Tucán de Virginia, 2006). 

Ilustración | Aykut Aydoğdu

Comentarios